Santa Sede

Santa Sede (102)

“La fiesta de la Inmaculada Concepción expresa la grandeza del amor Dios”. Lo afirmó el Papa Francisco durante su homilía de la Solemne Santa Misa que presidió a las 9.30 en una Plaza de San Pedro, bañada por una tenue lluvia y ante notables medidas de seguridad, que sin embargo, no impidieron que los fieles y peregrinos de numerosos países asistieran, con entusiasmo y agradecimiento, para rezar junto al Obispo de Roma antes de la solemne Apertura de la Puerta Santa.

El Papa Bergoglio reafirmó que Dios “no es sólo quien perdona el pecado, sino que en María llega a prevenir la culpa original que todo hombre lleva en sí cuando viene a este mundo”. Por esta razón – dijo – es “el amor de Dios el que previene, anticipa y salva”. Porque si “todo quedase relegado al pecado seríamos los más desesperados entre las criaturas, mientras que la promesa de la victoria del amor  de Cristo integra todo en la misericordia del Padre”.

“EsteAño Santo Extraordinario es también un don de gracia” – añadió el Santo Padre– a la vez que explicó que “entrar por la Puerta significa descubrir la profundidad de la Misericordia del Padre que acoge a todos y sale personalmente al encuentro de cada uno”.

"El mensaje de la fiesta de hoy de la Inmaculada Concepción de la Virgen María se puede resumir con estas palabras: todo es don gratuito de Dios, todo es gracia, todo es don de su amor por nosotros.

El ángel Gabriel llamó a María «llena de gracia» (Lc 1, 28): en ella no había espacio para el pecado, porque Dios la predestinó desde desde siempre como madre de Jesús y la preservó de la culpa original. Y María correspondió a la gracia y se abandonó diciendo al ángel: «Hágase en mí según tu palabra» (v. 38). No dice: «Yo lo haré según tu palabra»: ¡no! Sino: «Hágase en mí...». Y el Verbo se hizo carne en su seno.

También a nosotros se nos pide escuchar a Dios que nos habla y acoger su voluntad; según la lógica evangélica nada es más activo y fecundo que escuchar y acoger la Palabra del Señor, que viene del Evangelio, de la Biblia. El Señor nos habla siempre.

La actitud de María de Nazaret nos muestra que el ser está antes del hacer, y que es necesario dejar hacer a Dios para ser verdaderamente como Él nos quiere. Es Él quien hace en nosotros muchas maravillas.

El Papa Francisco recibió esta mañana en audiencia a los participantes en la asamblea plenaria de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, a quienes, entre otras cosas, dijo:

“Estoy de regreso de mi primer viaje apostólico a África, donde he tocado con las manos el dinamismo espiritual y pastoral de tantas jóvenes Iglesias de aquel continente, como también las graves dificultades en que vive buena parte de la población.

He podido constatar que, allí donde hay necesidades, casi siempre hay una presencia de la Iglesia dispuesta a curar las heridas de los más necesitados, en los que reconoce el cuerpo llagado y crucificado del Señor Jesús. ¡Cuántas obras de caridad, de promoción humana! ¡Cuántos anónimos buenos samaritanos trabajan cada día en las misiones!”.

"'La Iglesia está al servicio de la misión. No es la Iglesia la que hace la misión: es la misión la que hace la Iglesia. Por lo tanto, la misión no es la herramienta, sino el punto de partida y el fin''.

Jueves, 03 Diciembre 2015 16:16

"¿De verdad esto lo ha dicho el Papa?"

Queridos amigos, un saludo afectuoso a todos. Hoy quisiéramos dedicar unas líneas a un fenómeno con el que seguramente muchos de ustedes se han encontrado: alguien les envía por facebook o WhatsApp, un mensaje que comienza con “Os comparto esto del Papa Francisco”. Y a continuación viene un texto un dulzón como, por ejemplo, éste:

“La Navidad suele ser una fiesta ruidosa: nos vendria bien un poco de silencio, para oir la voz del Amor. Navidad eres tú, cuando decides nacer de nuevo cada día y dejar entrar a Dios en tu alma. El pino de Navidad eres tú, cuando resistes vigoroso a los vientos y dificultades de la vida... " Y sigue por ese camino durante varios párrafos.

En realidad, se trata de un falso: el Papa nunca dijo estas cosas.

Al recibir a los participantes en la Asamblea Plenaria de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, el primer jueves de diciembre, que analizaron el futuro de la misión “ad gentes”, el Papa Francisco los saludó recordando lo que él mismo pudo ver durante su reciente viaje apostólico al continente africano:

“Estoy de regreso de mi primer viaje apostólico a África, donde he tocado con las manos el dinamismo espiritual y pastoral de tantas jóvenes Iglesias de aquel continente, como también las graves dificultades en que vive buena parte de la población. He podido constatar que, allí donde hay necesidades, casi siempre hay una presencia de la Iglesia dispuesta a curar las heridas de los más necesitados, en los que reconoce el cuerpo llagado y crucificado del Señor Jesús. ¡Cuántas obras de caridad, de promoción humana! ¡Cuántos anónimos buenos samaritanos trabajan cada día en las misiones!”.

-"Quien dice que cree en Dios ha de ser un hombre de paz"

"Cristianos y musulmanes somos hermanos. Tenemos que considerarnos así, comportarnos como tales. Sabemos bien que los últimos sucesos y la violencia que ha golpeado su país no tenía un fundamento precisamente religioso. Quien dice que cree en Dios ha de ser también un hombre o una mujer de paz.

Cristianos, musulmanes y seguidores de las religiones tradicionales, han vivido juntos pacíficamente durante muchos años. Tenemos que permanecer unidos para que cese toda acción que desfigura el Rostro de Dios, venga de donde venga; y que, en el fondo, tiene como objetivo la defensa a ultranza de intereses particulares, en perjuicio del bien común".

Queridos amigos, durante su viaje a la República Centroafricana -que terminó ayer-, el Papa Francisco visitó un campo de refugiados, a quienes saludó afectuosamente, y dijo:

"He leído lo que los niños han escrito en los carteles: «paz», «perdón», «unidad», y tantas cosas…, «amor».

Tenemos que trabajar y rezar y hacer todo lo posible por la paz. Pero la paz sin amor, sin amistad, sin tolerancia, sin perdón, no es posible. Cada uno de nosotros ha de hacer algo.

Les deseo a todos la paz, una paz grande entre ustedes. Que puedan vivir en paz, independientemente de su etnia, de su cultura, de su religión, de su estado social. Pero todos en paz. Todos. Porque todos somos hermanos.

Me gustaría que todos repitiéramos juntos: «Todos somos hermanos». Otra vez [La gente repite: «Todos somos hermanos»]. Y por eso, porque todos somos hermanos, queremos la paz.

Ayer comenzó el viaje apostólico del Papa Francisco a Kenia. Tras aterrizar en el aeropuerto de Nairobi, el Santo Padre se trasladó a la Casa de Gobierno, acompañado por el presidente Uhuru Kenyatta, para asistir al primer encuentro con las autoridades y el cuerpo político del país.
Ante losrepresentantes políticos e institucionales, el presidente dirigió unas palabras de bienvenida al Papa, en nombre de todo el pueblo, agradeciendo su visita como mensajero de paz.
Seguidamente, el Papa Francisco pronunció un discurso en el que dió las gracias por el caluroso recibimiento de los keniatas. Asimismo, el Papa dijo:
«En la medida en que nuestras sociedades experimentan divisiones, ya sea étnicas, religiosas o económicas, todos los hombres y mujeres de buena voluntad están llamados a trabajar por la reconciliación y la paz, el perdón y la sanación...

Queridos amigos, les ofrecemos algunos fragmentos de la homilía del Papa Francisco en la Misa que celebró esta mañana en el Campus de la Universidad de Nairobi (Kenia):

"La Palabra de Dios nos habla en lo más profundo de nuestro corazón. Dios nos dice hoy que le pertenecemos. Él nos hizo, somos su familia, y Él siempre estará presente para nosotros. «No temas», nos dice: «Yo los he elegido y les prometo darles mi bendición» (cf. Is 44,2-3)...

La profecía de Isaías nos invita a mirar a nuestras propias familias, y a darnos cuenta de su importancia en el plan de Dios... La salud de cualquier sociedad depende de la salud de sus familias.

Por su bien, y por el bien de la sociedad, nuestra fe en la Palabra de Dios nos llama a sostener a las familias en su misión en la sociedad, a recibir a los niños como una bendición para nuestro mundo, y a defender la dignidad de cada hombre y mujer, porque todos somos hermanos y hermanas en la única familia humana.

Jueves, 26 Noviembre 2015 17:20

Un árbol para el futuro

Un signo universal y arraigado en las tradiciones africanas como es plantar un árbol fue el gesto con el cual el Papa Francisco eligió inaugurar su primer viaje en el inmenso continente, en una Nairobi sobre la cual poco después, mientras llegaba la noche, cayó una densa lluvia que mojó con abundancia el olivo que acababan de plantar. En Kenia esta costumbre, fácilmente comprensible, está difundida sobre todo entre los jóvenes que culminan un ciclo escolar, como símbolo de apertura hacia el futuro.

Así, plantando un arbolito destinado sobre todo a las futuras generaciones, un «elocuente signo de esperanza», el Pontífice quiso expresar la confianza en Dios para que sostenga los esfuerzo de los que trabajan por «cultivar una sociedad solidaria, justa y pacífica», en Kenia y en toda África. Lo puso de relieve el Papa mismo en el discurso de respuesta a la muy cordial bienvenida del presidente Uhuru Kenyatta, ante las autoridades y el cuerpo diplomático, e inmediatamente elogió al país del cual es huésped por la ejemplaridad de su proceso democrático.

Página 1 de 8

ZenitLogo

 

ROME REPORTS TV News Agency  

logoaci2

 

logoaci2

 

 

 


 

 

 

Diocesis de San Luis

Av Presidente Ilia 268, 5700 San Luis

Phone: (266) 4422415, Fax (266) 4430139

Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.   

Pastoral de la Comunicación

Edición y administración del Sitio

Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.