EL OBISPO DE SAN LUIS RENOVÓ LA CONSAGRACIÓN DE LA DIÓCESIS AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS Y LLAMÓ A VIVIR SIEMPRE CONFIADOS EN SU AMOR MISERICORDIOSO

Valora este artículo
(0 votos)

El 3 de junio de 2016 el Obispo de San Luis, Monseñor Pedro Daniel Martínez Perea, renovó la consagración de la Diócesis de San Luis al Sagrado Corazón de Jesús y presidió las fiestas patronales en su honor en dos comunidades, una de San Luis y otra de Villa Mercedes. En su homilía invitó a experimentar el amor misericordioso de Dios, que se entrega sin esperar nada a cambio, y que siempre nos está esperando para perdonarnos. Llamó a imprimir como un sello la certeza de que Dios nos ama, y a vivir siempre confiados en su amor para ser capaces de comunicarlo a los demás.

El pasado 3 de junio, el Obispo de San Luis, Monseñor Pedro Daniel Martínez Perea, renovó la consagración de la Diócesis de San Luis al Sagrado Corazón de Jesús. Lo hizo durante las celebraciones patronales en dos comunidades. Por la mañana en la Capilla del Sagrado Corazón de Jesús del Colegio San Luis Gonzaga (San Luis), y por la tarde en la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús (Villa Mercedes).

En su homilía, el Pastor expresó que esta fiesta del Sagrado Corazón resumía todo el significado del Año de la Misericordia. "Por Santa Margarita María de Alacoque sabemos que este es el Corazón que tanto amó al mundo".

El obispo explicó el significado y el alcance del amor de Dios derramado en nosotros por el Espíritu Santo y animó a los presentes destacando que "si tanto nos amó Dios cuando éramos pecadores, más ahora que estamos justificados". Expresó que el amor es mutua comunicación de bienes, es la amistad, es dar algo sin esperar a cambio, es darse. "Así Dios se da a sí mismo, para que podamos participar de la felicidad eterna, y Él no espera nada a cambio".

El prelado enfatizó que "no hay pecado que no se pueda perdonar. Dios no sería Dios si no quisiera perdonarlo. Lo que más le duele a Dios es que no confíen en su amor. Dios nos ama, que esta idea se nos imprima como un sello en el día de hoy".

El obispo llamó a no perder el sentido del pecado, como ofensa a Dios, porque sin la conciencia de pecado, no hay lugar para la misericordia.

"Cuando pecamos -continuó el purpurado-, a veces la soberbia nos come por adentro, y nos encerramos en un infierno interior, sólo por no pedir perdón. Y Dios nos está esperando siempre. ¡Qué felicidad ser perdonados! Pase lo que pase en la vida, nunca se olviden de pedir perdón a Dios, como el Rey David, como el Buen Ladrón, decir: pequé, pero quiero ser bueno. Sepamos valorar que la felicidad eterna se puede alcanzar por el bautismo y la disposición de la gracia de Dios".

En el colegio San Luis Gonzaga, agradeció y bendijo a sus fundadoras y a toda la comunidad educativa que ha continuado su obra.

En Villa Mercedes, bendijo de modo especial a los sacerdotes de la Diócesis, y recordó al Pbro. Miguel García y al Pbro. Miguel Ángel Russo Granero que participaron del Jubileo Sacerdotal por el Año de la Misericordia en Roma.

Monseñor Martínez Perea concluyó rogando "que el Sagrado Corazón de Jesús cambie nuestro corazón y no deje de darnos su misericordia. Que aprendamos de Él para que demos ese mismo amor a los demás".

OFICINA DE PRENSA DEL OBISPADO DE SAN LUIS

Visto 275 veces

ZenitLogo

 

ROME REPORTS TV News Agency  

logoaci2

 

logoaci2

 

 

 


 

 

 

Diocesis de San Luis

Av Presidente Ilia 268, 5700 San Luis

Phone: (266) 4422415, Fax (266) 4430139

Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.   

Pastoral de la Comunicación

Edición y administración del Sitio

Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.